Todo sigue igual en la Primera División balear femenina. El VIP Autocentro-PDV/Portus derrotó ayer con claridad al Puertas Domènech (68-51) en en el pabellón Es Quartó de Portmany, pese a las numerosas bajas respecto a la plantilla campeona y a la inexistente pretemporada, después de que se adelantara el inicio de la competición.

Las imprecisiones, las pérdidas y la falta de ritmo fueron un componente común en ambas escuadras. El conjunto mallorquín comenzó con ganas y dominó un corto marcador en el ecuador del primer cuarto (3-4, min. 5). Sin embargo, las santaeulalienses lograron dar la vuelta a la situación al final (14-8), gracias, especialmente, a la superioridad en el juego interior. El acierto de Eva Yepes y Sabina Burguera, los puntales indiscutibles de la actual plantilla, aumentaron las diferencias, que ya parecía insalvable cuando las jugadoras enfilaron a la caseta (38-24).
La segunda parte arrancó sin novedades, con errores propios de la falta de rodaje y momentos de lucidez. El 61-44 del minuto 35 fue una losa para las visitantes, y Jordi Fernández repartió los minutos entre todas sus jugadoras. «No podemos sacar conclusiones. Nos queda mucho trabajo por delante. Lo único destacable es la victoria», aseguró Fernández.

Diario de Ibiza